Google va a por la 'supremacía cuántica' con Bristlecone, su nuevo procesador cuántico

Los supercomputadores actuales pronto podrían quedar obsoletos. Es lo que persigue Google, que ha presentado su nuevo procesador cuántico, llamado Bristlecone, y lo ha hecho con un objetivo: conseguir la 'supremacía cuántica'.

¿A qué se refieren con eso? Pues a ese punto en el que un computador cuántico será capaz de superar el rendimiento de un supercomputador en un problema informático bien definido. Lo hará con muchos menos recursos y de forma más eficiente, y será entonces cuando por fin se produzca un alucinante (e inquietante) punto de inflexión en el mundo de la tecnología.

Reducir el margen de error, la clave

En ese momento la potencia de estos computadores cuánticos será aplicable a problemas que hasta ahora eran inabarcables incluso por supercomputadores como los que vemos en la lista TOP500, incluidos aquellos destinados a —la NSA de esto sabe un poco— romper algoritmos de cifrado teóricamente irrompibles.

Los ingenieros de Google creen que su nuevo procesador cuántico, llamado Bristlecone, puede ser el que consiga ese primer hito en la historia de la computación cuántica. Ya lograron avances interesantes con su tecnología de matriz lineal de 9 qubits, con la que trabajaron en una de las limitaciones fundamentales de estos ordenadores: que fallan.

Lo hacen a menudo porque como explicábamos recientemente, un ordenador cuántico es una máquina extremadamente compleja. Los qubits "son muy sensibles a las perturbaciones y al ruido. Esto puede llevar a errores en los cálculos", y precisamente por ello en Google presumen de cómo con ese desarrollo anterior lograron tasas de error del 0,6% con puertas de dos qubits, algo que a muchos nos suena a chino pero que tiene una razón de ser importante.

La tiene porque según Google esa supremacía cuántica se conseguirá con 49 qubits y con una tasa de error de dos qubits inferior al 0,5% (de nuevo nos suena a chino, pero ahora algo menos, ¿verdad?). En Google creen que Britlescone puede lograr esa supremacía cuánica, sobre todo porque cuentan con un procesador de 72 qubits y están muy cerca de alcanzar ese margen de error "aceptable" para competir (y superar) a los supercomputadores actuales. Ahora queda por ver si lo logran.

 

Fuente: Xataka

Tags: